viernes, 30 de mayo de 2008

En Barcelona, bajo el agua

Hay que ver que hacía meses que no llovía en Barcelona, al punto de que hubo medidas emergentes para aliviar la falta de agua…pero el fin de semana pasado estuve allí y durante el paseo nos cayó el mayor aguacero de todo el año! Dos cosas que noto en la ciudad condal: el olor a mar y las numerosas motos y bicicletas.

Parece como si las nubes absorbieran el salitre y lo dejasen luego caer, porque me recordó el olor de la costa de Alamar cuando llueve, también porque se ven aves marinas, aves blancas de litoral, que no veo en Madrid. Lo otro son los racimos de motos y de bicis aparcadas a las salidas de las bocas de metro, incluso en un día lluvioso, algo que le da un toque de modernidad ecológica a la ciudad.
Además de las bicis y motos corrientes, me tropecé con el Bicing, un sistema que permite usar bicicletas entre una red de estaciones, iniciativa promovida por el Ayuntamiento como nueva alternativa de transporte público. Me parece un proyecto sano, ecológico, económico. Es bueno para el tráfico, bueno para la salud, bueno para el medio ambiente…y bonito para la ciudad. Los usuarios pagan un abono de 24 euros al año. He leído que luego de 8 meses funcionando, Bicing Barcelona dispone ya de 286 estaciones operativas, repartidas por todos los distritos de la ciudad. Son más de 4.000 bicicletas, con las que se hacen unos 30.000 viajes diarios (en días laborables). En la web del servicio se puede consultar la situación de las estaciones en funcionamiento y la disponibilidad de bicicletas en cada una de ellas en tiempo real. El servicio supera ya los 100.000 abonados y los 4 millones de usos. Todo un éxito.

Hay también biciturismo, con buenas rutas por el centro, que no pude aprovechar por la lluvia impenitente (ya ven, esta es una desventaja). Lo puse en mi lista para la próxima visita. No es raro que con todo ello Barcelona figure ya entre las 10 ciudades más bici-friendly del mundo, junto con otras insignia en eso del transporte público en bicicleta como Amsterdam, Copenhague o también Berlín.

Por lo demás tiene su encanto la ciudad, con sus letreros en castellá y en catalán, con esa influencia francesa e italiana, con sus edificios y su arquitectura urbana llena de formas gaudíes redondeadas, sin ángulos.









Con su Gran Vía, su Paseo de Gracia y su Rambla. La describiría con dos palabras: modernismo y mar.
Y lo mejor es la temperatura, más cálida siempre, que permite empaparse como me ven aquí y seguir andando. En el frío Madrid, eso sería resfriado seguro. Buena escapada, la recomiendo decididamente.

9 comentarios:

Ivis dijo...

Barcelona es una gran ciudad, amable, bohemia, modernista y moderna.
Me encanta.
Tengo, además, buenos amigos por allá.
A mí me encantaría vivir en Barna, como también le dicen.
Bueno, un besito. Te queda muy bien ese estilo hippie.

Betty dijo...

ja,ja hippie mojá, sí...Gracias!

Aguaya Berlín dijo...

Yo conocí Barcelona en el 2003 y me encantó. Pienso volver.

Cariños, Btty!

Bauta dijo...

Ganas de mudarse uno es lo que provoca este post! :)
Saludos nena!

PapasxMalangas dijo...

Yo aun no la conozco pero ya tengo un plan para caerle a unos amigos que tengo alla. Lo del bicing tambien existe en Sevilla.
Saluditos.

Betty dijo...

;-D Hola Bauta neoyorquino, mira que NY es la de las pelis, que tiene su tremendo encanto también;-) salu2

Betty dijo...

Pues te gustará seguro pasear por allí PapasxMalangas, no sabía que también en Sevilla hay Bicing, al parecer se extiende la red de ciudades que lo introducen como alternativa, no he estado nunca en Sevilla tierra de salero y feria, y llega el AVE! un saludo para ti MAD-MAD

Betty dijo...

Agua, cuando te animes "bajo" a verte y rambleamos, un beso

Wesbri dijo...

Me encanta Barcelona claro cuando estuve hace dos años fue en Julio, en pleno verano. Todo estaba lleno de flores. Muy bella ciudad.
Wesbri