domingo, 14 de septiembre de 2008

Tiene mucho hot, tiene mucho tempo…La Travesía pasó por el Palacio de Deportes

Juan Luis Guerra es un tipo legendario. No me lo podía creer el jueves, cuando le ví cantar Woman del Callao. Sonaba en directo desde su garganta, y ahí estaba yo, a pocos metros de ese dominicano grande y apacible, que luego de veinte años me sigue cautivando con su voz inconfundible, mezcla de ternura y ritmo, con eso que el mismo ha definido como "merengue para los pies y la cabeza", esa deliciosa poesía bailable.

Manos, pies, (y mi cintura), vibraron en la pista del Palacio de Deportes que se abarrotó con más de 15,000 espectadores, disfrutando del espectáculo La Travesía Tour, a su paso por Madrid.










Había gente de todas las edades, españoles exultantes, multitud de fans que coreaban con fuerza las antológicas bachatas y baladas, junto a la sonora fusión actual de las canciones de su nuevo disco La llave de mi corazón. Y muchísimos latinos, dominicanos (claro!), colombianos, peruanos, venezolanos, cubanos… al nombrar los países se alzaban los brazos y las voces, como siempre pasa en los conciertos. Luego de mencionar al público español, y a sus paisanos dominicanos, de inmediato preguntó ¿dónde está Cuba?...vamos, aquello fue apoteósico, nosotros pegando saltos y agitando las manos…El País comparaba su actuación con la de Coldplay en el mismo sitio, cuatro días antes, diciendo sobre el espectáculo que Juan Luis Guerra “…no es Chris Martin, ni siquiera en versión caribeña, pero comparte con él algunas características insospechadas. El poder de convocatoria, por ejemplo…” Y es cierto, repletó por igual el Palacio de Deportes, sus discos tienen tiradas millonarias, pero es que en vivo JLG y la 4.40 ofrecen un espectáculo de tremenda calidad artística, con una fuerza musical que impacta.

Es sabido que Juan Luis Guerra es solidario con su gente, ofrece siempre oportunidades a músicos jóvenes dominicanos y caribeños. Para confirmar esa práctica, el concierto estuvo precedido por la actuación de Pavel Núñez, merengue inteligente y buenos timbres, que calentaron la noche antes de la aparición del bachatero mayor, entre el ruido de motores, con su imagen proyectada en una enorme pantalla, descendiendo de un avión de hélices, que se había visto despegar en el mapa de la República Dominicana, sobrevolar el Atlántico y aterrizar en la península, tocando tierra hasta detener sus ruedas…


Paroxismo en la pista y en las gradas cuando, luego de unos instantes de silencio, rompió a tocar la 4.40 la canción La Travesía y emergió Juan Luis desde el suelo del escenario, en un elevador de cristal … “Como tú vida mía / Yo no encuentro en la tierra otra mujer…” Me emocionó ver esta 4.40 LIVE, con sus 17 integrantes, incluyendo a cuatro percusionistas, el coro de tres (2 +1), en los metales cinco músicos…bien llevados entre sí, con buena química de grupo, divertidos y acoplados. Pantallas gigantes completaban el show, con una mezcla de vídeos e imágenes de diseño de luces, en perfecta sintonía con el ritmo del espectáculo.

Tras abrir con La Travesía, pasó a mezclar éxitos de su más reciente álbum, La llave de mi corazón, con los temas más conocidos de sus dos décadas de carrera, incluyendo A pedir su mano, Ojalá que llueva café y una preciosa versión acústica de Burbujas de amor que provocó un coro de 15,000 voces; y también canciones hit de su producción cristiana Para ti. Tras los temas La llave de mi corazón, El Niágara en bicicleta y Para ti, sonaron La Bilirrubina y otros éxitos anteriores, en los que el tema social está presente como Buscando Visa y Woman del Callao.


En un pequeño descanso, los músicos de la banda demostraron su virtuosismo en la percusión, se lucieron con el bongó, el guayo y la tumbadora, tan caribeños y cercanos, brillaron también los metales.

Hubo también un mix de las baladas de Bachata Rosa con estrofas de Como abeja al panal, Carta de amor, Estrellitas y duendes…directo al sector del romance y la nostalgia…No faltó La Cosquillita del CD Fogarate, y algunos números de Areíto, aunque eché de menos una de mis preferidas de todos los tiempos Cuando te beso, interpretada con la Orquesta Filarmónica de Nueva York, que es para mí la mejor de este disco (Areíto) de 1993 en el que hay también joyas como Señales de humo, Ayer, Frío frío, Rompiendo fuente, Mal de amor, Coronita de flores ... pura poesía hecha música.

Este tour, su primera gran gira internacional en más de diez años, tiene como objetivo promover el disco La llave de mi corazón, aunque es también un recuento de los éxitos, desde el primer CD hasta lo más reciente, en el que celebra 24 años de carrera y más de 20 millones de discos vendidos. La Travesía, empezó el pasado el 12 de julio en el American Airlines Arena de Miami, luego Orlando y Atlanta, siguió al Madison Square Garden de Nueva York , y tres actuaciones sucesivas en California. De allí a San Juan, Puerto Rico, para aterrizar en la Coruña, España, a fines de agosto, antes de seguir a escenarios de Valencia, Lanzarote, Las Palmas, Tenerife, Zaragoza, en septiembre a Holanda, Suecia, Noruega, Bilbao, Barcelona, para llegar el pasado día 11 al Palacio de los Deportes de Madrid y cerrar ayer sábado en las fiestas de Valladolid. Qué energía y qué despliegue! para un espectáculo dinámico y enérgico, latino y bachatoso qué arrastra por igual al público más europeo.

La canción tema del nuevo disco La llave…, es una fusión de mambo, jazz, blues, hip-hop, merengue y rock y cuenta con una versión en inglés para el mercado angloparlante titulada "Medicine for my soul", muy vacilable, al igual que Something Good. El sencillo La llave de mi corazón ha sido reeditado también en francés, italiano e inglés (este último en clave de hip hop, a dúo con Taboo de la banda The Black Eyed Peas).

Este nuevo disco, ha dicho Juan Luis, es el más romántico que ha hecho, una travesía musical en búsqueda de la mujer (de “su mujer”) "creo que sobre todo exalta mucho la figura de la mujer" ha dicho. El disco cuenta, aparte de mambo, con merengues, bachatas, salsas, baladas, canción a guitarra y voz y merengue folk. Además de las dos canciones en inglés, trae una Bachata-nova (Bachata y Bossa nova) a duo con la vocalista italiana Chiara Chivello. Lanzado el año pasado, el disco le ha valido 6 Latin Grammy (Mejor Album, Mejor Album de Merengue, Canción del Año, Mejor Grabación del Año, Mejor Canción Tropical y Mejor Ingeniería de Grabación) y un Grammy anglosajón (Album Latino), así como varios premios Billboard Latino.

Me admira el hecho de que, aunque JLG se mueve en los circuitos internacionales de la música, es fiel a su identidad y orgullo del mundo latino. Igual que ha compartido escenarios con los Rolling Stones o con Sting, ha grabado con Mana el hit Bendita tu luz, o Abriendo Caminos con el argentino Diego Torres. Ha compuesto para los artistas mexicanos Emmanuel (No he podido verte, grabada en 1990) y Luis Miguel (Hasta que me olvides de 1993 y Te necesito de 2003). Ha recibido el homenaje de la sociedad de cantautores BMI donde fue declarado Icono de la Música. Y a la vez sigue apoyando a los músicos emergentes como Pável Núñez, que a propósito de la oportunidad que le brinda JLG al presentarlo en su gira ha dicho que: “la exposición que tendrá nuestra música en esta gira nos ahorrará varios años de trabajo, que hubiera necesitado para llegar al nivel que a partir de este mes alcanzará nuestra carrera”.

Simultáneamente, Juan Luis Guerra tiene una prolífica actividad a favor de los más necesitados. Ha sido declarado Artista de la UNESCO para la Paz "en reconocimiento a sus esfuerzos a favor de niños discapacitados y de los que viven el pobreza". En la pasada entrega de los Grammy Latinos, fue reconocido como Persona del Año por su ayuda a personas desfavorecidas de la República Dominicana, su país. Recientemente el artista formó parte del concierto que organizó el colombiano Juanes entre la frontera de Ecuador y Colombia, evento que buscaba la paz entre ambos países, también en el de ALAS de Shakira y colabora con distintos eventos y fundaciones que tienen algunos artistas en Latinoamérica. "Yo creo que cada uno es un gobierno y debe hacer ayudar individualmente y no esperar a que los gobiernos solucionen todo", ha dicho el artista dominicano para quien los principales problemas que azotan al mundo provienen de la falta de "salud y educación". Entiende además que "los artistas deben unirse más para ayudar" a combatir los problemas existentes.
Me gusta que tanta excelencia musical venga de un tipo comprometido con las realidades de este mundo, que no por gusto es un lector empedernido, según he leído, su casa está llena de libros, y es amante de la literatura hispana, de Julio Cortázar, García Lorca, César Vallejo, Nicolás Guillén y Pablo Neruda...
Él mismo dice que no baila bien, pero me fascinó verle llevar el ritmo de la banda a lo largo de las dos horas y media de concierto, y romper, de vez en cuando, la mesura rítmica con un tumbao sabroso de todo el cuerpo, vital y en plena forma a sus 51 años, y marcar con esas manos largas …woman pa quí, woman pa llá…Juan Luis son casi dos metros de poesía y ritmo, es la verdad…



Finalizando, se sentó a cantar Si tú no bailas conmigo, dedicada a su esposa Nora por "todas las veces que ... me ha pedido que la lleve a bailar", otro momento estelar que conmocionó a la gente. Luego de varios bis, Juan Luis cerró cantando Como yo (te quiero como yo), y recorriendo el escenario en despedida, con sus brazos abiertos hacia la gente, en un gesto de entrega que todo el público correspondió.





Desapareció del mismo modo en que llegó, dando la gracias por tanta entrega, con su andar sereno desde un extremo hasta el otro del escenario, en medio de un merengue frenético, descendiendo en el ascensor de cristal, para ver su imagen subir en las pantallas a bordo del avión, que calentaba ya hélices. Sentí una impresión similar a la que tuve allí, hace justo un año, el otro septiembre en el mismo Palacio de Deportes al apagarse las luces del gran concierto de Serrat & Sabina: que los grandes nunca defraudan. Gentil, sencillo, pausado, sincero...genuino, así vi a Juan Luis Guerra en concierto.
Allí seguimos, con ganas de más, con los acordes en el cuerpo, incluso cuando había levantado vuelo y se no se oían ya los motores del cuatrimotor…

5 comentarios:

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

como nos hubiera gustado ir a ese concierto. ;)

Efory Atocha dijo...

...le gustó. Y mucho.

Saludos.

Betty dijo...

valía pena, chicos... de verdad, un lujo

gracias Efory Atocha, por pasarte, JLG es un buen músico y además una buena persona

saludos desde Alcalá

Al Godar dijo...

Gracias por esta descripción del concierto y tus impresiones del mismo.
Buen trabajo,
Saludos,
Al Godar

Betty dijo...

Hola Al! se me fue un poco la mano con la cobertura, je,je pero estuvo de impacto el concierto, lo disfruté cantidad, canción a canción. Estoy un poco perdida estos días, tengo algunos apremios por ahí que me roban tiempo bloguero pero I´ll be back, me paso a "algodear" pronto, un abrazo, y gracias por llegarte