martes, 10 de febrero de 2009

Estoy de vuelta...

Seis días en la Habana son pocos. Pero es lo que pude combinar entre fechas de vuelo de Cubana y el tiempo restante de vacaciones.

Pudiera dedicar unas cuantas entradas a hablar de lo mal que siguen las cosas, de esos diligentes agentes de aduana que gravan cada kilo de más como si de una amenaza a la seguridad nacional se tratase, de la desidia, de las colas interminables, de la lentitud en todos los servicios, de los cortes de luz, de la escasez, de los valores en picada o de los baches…Pudiera describir la realidad con desgarro, porque material hay de sobra.
Pero seis días en la Habana son pocos, y prefiero hablar del cariño reencontrado en las personas que quiero allí. Debe ser el sol y el aire de mar del reparto Alamar, o ese temple de los viejos canarios, pero mis tías viejitas siguen vitales, aunque una está ya en la frontera de los 90. Su vida es sencilla, sin lujos y me sorprenden sus rutinas que siguen “el recurso del método” como aliado, y la manera en que resuelven los imponderables.















Mis amigos se hacen mayores, como yo, y celebramos ¡otra! fiesta de graduados, en la que también canté las felicidades por mis 45, bailando y pasándola bien todos, padres cuarentones e hijas veinteañeras, como en los viejos tiempos del Instituto.









Es una experiencia gratificante, y me alegro de que el espíritu del grupo perdure en el tiempo, no importa donde estemos, ni a qué nos dediquemos a estas alturas…casi treinta años después. Allí hay personas entrañables para mí.
Recorrí de mañana la costa de Alamar, ahí donde hay manigua y diente de perro, almorcé en un restaurante chino de mi viejo y destartalado barrio de los Sitios, anduve por las musicales (por la rumba) calles del Vedado, con una escala en 13 y 6 para fotografiar una iglesia anglicana, cortesía para el amigo Wesbri de Los temidos 60. Visité amigos en Marianao, la Villa, Casablanca, Regla, barrio sin ley, compré algunas cosas en una ferretería en Reina, merendé con antiguas colegas…Paseé por la tranquila explanada en la base del Cristo de la Habana y contemplé el verde-azul del agua que rompe en la fortaleza del Morro. Sentí esa tranquilidad de andar por sitios conocidos, como si retrocediera en las páginas del libro…












Así no vale - diría cualquiera - cuando tienes la forma de ganarte la vida y llegas con algo de dinero la Habana te recibe mejor pero, por encima de eso, nostalgias aparte, soy sincera cuando escribo que al tocar tierra en Boyeros, tengo siempre la sensación de que llego a casa…aunque ya no tenga aquella casa. Y al despegar de regreso, rumbo a Alcalá de Henares, donde sí tengo una casa, conservo aún la sensación de que me voy…y de que seis días en la Habana son pocos.
















PD. vendré con más impresiones, ahora de vuelta el trabajo me preocupa y caí en el saco de la realidad, el ritmo de los días frenéticos y fríos de Madrid y la crisis, así que me disculpan alguna intermitencia en el posteo...

19 comentarios:

Rosa dijo...

Home sweet home! Que recuento más lindo! Cuanto me alegro que lo hayas pasado tan bien con tu gente. Un abrazo, y bienvenida de vuelta!

Betty dijo...

Hola Rosita! fiel parroquiana, han sido unos días ricos, con desconexión total de las rutinas y tropezando otra vez con las cosas de la Isla, las buenas y las malas, pero "aquellas pequeñas cosas" al fin y al cabo...tengo que actualizarme, que estoy blogo-despistada, paso a verte...un beso

Neysa G dijo...

Muy bellas las fotos y el post. Se me ha colado una nostalgia increible, muchos años sin ir. Ahora no te queda mas que entrarle con ganas al trabajo y a los trajines de la vida.
Te entendemos si demoras, pero no nos abandones.

Betty dijo...

Gracias Neysa, eso pasa sí...Me lleva un poco tenso el trabajo, pero más posts vendrán, seguro;-) un abrazo

Ivis dijo...

Betty, qué recuento más tierno de tu viaje, amiga. Tieness un don para escribir las palabras precisas, y tienes además el don de la sensatez. Ojalá que esos días te hayan cundido y hayas vuelto llena de energías para seguir adelante. Por aquí se te quiere. Un abrazo.

Salva dijo...

Bentornata Betty :)

La foto delle ragazze che ballano, bellissima. Sono tutte belle le foto, ma quella mi piace di piú di tutti :)

Un abbraccio, e auguri per S. Valentino per te e famiglia,

Salva :)

Betty dijo...

grazie Salva! sono li figlie d'amici, la famiglia ampia:-)
belli giorni, ricordanza di anni giovinni
abbraccio forte, aspetto che hai festeggiato, festante San Valentin!

Garrincha dijo...

vaya, gallega.
tremenda gozadera.
me alegro mucho por ti y tu viaje.
pero me alegro más todavía que estés de vuelta.
un besote, mi agente de alcalá.

Wesbri dijo...

Bellas fotos. Siempre es nostalgico visitar el lugar donde se ha nacido, pero bueno fuerza para seguir adelante. Me alegro que hayas disfrutado tu viaje a Cuba y las vacaciones.

Betty dijo...

sí Ivita, así ha sido...mi plan fue menos farandulero;-)... pero cundieron esos seis días, para cargar las pilas, de sol y mar al menos;-)
te espero el jueves, a descargar en Clamores con Habana Abierta, eso también carga la batería;-D, "hace calor en la Habana mi hermano, cuéntame de Madrid.."
un besote

Betty dijo...

hola Garrix, mon ami, maestro de los trazos y las sombras, estaba un poco más cerquita tuyo...y te fuiste a los Niuyoles;-)) un beso

Gracias! Wesbri gentil, no soplan muy buenos aires en la península, pero es lo que hay, un abrazo para ti

GaviotaZalas dijo...

Bonito post, debo coger ejemplo y partir aunq sean seis dias como tù algo es mejor q nada porq tra poco van, tres annos q no asomo por la isla,,,saluti
:-((((

Puchungurria dijo...

Hola Betty:
Gratos recuerdos traes a mi. Hace como tres annos que no voy y muero de ganas, imaginate. Creo que todos sentimos parecido cuando de ir y virar de Cuba se trata.
carinos desde Cien y Boyeros, a que seguro te acordaste de mi cuando pasabas por ahi, ajjajaja.

Betty dijo...

Seguro Puchungurria;-), me puchungurrié un poco cuando pasé por tu cruce, que sigue ahí igualito, con sus separadores y su aterrille...

hola Gavio, tra poco, no? lo tuyo es itañol nena;-)) pues no lo pienses, a pesar de todas las jodederas sienta bien al ánimo, que tal tus carnavales venecianos??! llevas máscara hoy?

un beso a las dos

GaviotaZalas dijo...

tienes razón con este itañol o espaliano hago unas mezclas horribles!!! mil perdones...
Voy esta semana al carnaval, si te dijera q no he ido nunca, es q no me gusta el tumulto y la confusión, me parece q este año está más tranquilo el ambiente... Iré sin mascara esto de vivir disfrazada de Gaviota debe acabar!!! baci

Betty dijo...

ja,ja tienes un lindo rostro debajo, así que suelta alas y déjalo ver! que la pases molto bene en la fiesta veneciana

Aguaya dijo...

Cuánto me hubiera gustado estar en tu piel, Betuca...
Me alegra que la hayas pasado bien, en lo que cabe y en lo que no cabe, y que hayas cargado las pilas.
Sí, 6 días es poco :-(
Besitos,
AB

A Cuban In London dijo...

Pues por poco nos cruzamos. Yo llegue el 9 y acabo de regresar.

Lindas fotos y bello recuento.

Saludos desde Londres.

Betty dijo...

no j..Cuban¡!! ;-))) casi, casi

bueno Aguaya, tú eres ya conocida de gran parte de nuestro grupo en la Habana, igual que el CUban, es lo que tiene bloguear, que los amigos crecen en progresión geométrica...y sin fronteras!
un abrazo