lunes, 18 de mayo de 2009

Se ha ido, así nomás...lo siento

"No voy a irme así nomás. Tendrán que echarme sin motivo. Yo y mis talones en la tierra decimos no, que aguantaremos. Pueden mandarme vendavales o filatelias del agravio: la colección de mis descuidos, de mis erratas, de mis queridos disparates, de mis tropiezos evitables, de mis inútiles extravagancias, de mis escándalos de ateo. No voy a irme así nomás, por algo aquí me concibieron y fui nacido y caminé descalzo sin herirme, dialogando con el silencio y con el mar y con las nubes, con lluvia y sol tan incesantes y siempre con algún secreto, minúsculo o tremendo pero mío, como una forma de eludir cierta carcoma inevitable. No voy a irme así nomás. Si soy superfluo o desolado, la trayectoria de mis culpas se va y regresa con lo aprendido, y yo la espero aquí en mi noche. No voy a irme y si me voy, será para estudiar la nada."

Al final te has ido, has dicho tu último Chau, pero quedan los versos impecables, poeta del amor y del desamor, del compromiso y las buenas causas, esos se quedan, estarán siempre para ser leídos y releídos, y con ellos te quedas tú en nosotros, ya eterno y clásico, maestro Benedetti.

domingo, 10 de mayo de 2009

Feliz día, mamis!

Los segundos domingos de mayo tienen su encanto especial. Ya sé que la obra de gestar y criar merece un homenaje diario y que como todas las celebraciones este festivo tiene un trasfondo también comercial, pero en ausencia de otras tradiciones, esta es de las que más arraigadas traemos de Cuba. El consuetudinario cake con sus "Felicidades Mamá" en merengue verde o rosa, medio chorreao el acento de Mamá, las postales, los teléfonos colapsados y las mañanas de domingo, con regalitos para las abuelas y las tías y todas "las mujeres" de la familia. Colas los viernes y sábados en todas partes y stocks de flores agotados.


Recuerdo aquellos cartoncitos con semillas de flamboyán pegadas, cuadros especiales que aparecían ese día a los pies de su cama y mi mamá ya no tenía donde guardar. Lo mismo que televisores fabricados con un jabón Nácar, postales con papel plegado y flores secas, y besos marcados con creyón de labios como firma. De todo eso me acuerdo, pero hoy en lugar de ello le he regalado un monedero, haré un bizcocho y celebraremos otro domingo familiar.


Desde aquí felicito a las mamis-bloggers del ancho mundo bloguero, y a todas las amigas que suelen pasar por aquí, con el deseo de que la pasen bien y que sus desvelos sean recompensados con el cariño y el buen hacer de sus hijos.