jueves, 30 de diciembre de 2010

Un 'Poemita' de Esto de Vivir... que me encanta

Se llama Tentación, se escucha así:

Qué tentación la de caer
cuando se tiene el alma
a ras del suelo.

Cuánta dulzura en el abandono
del presente
Qué alivio sentarse a un lado del camino
cerrar los ojos
descansar
Qué fácil caer
caer en la yerba
justo al lado de tu alma
y negarse a mirar.

Qué tentación la de caer
y olvidar la vida.

y está aquí:
http://estodevivir.wordpress.com/2010/08/19/tentacion/#comments

domingo, 19 de diciembre de 2010

La navidad de la madre Natura…

¿Quién avisa que es diciembre a las flores de Pascua para que se pongan rojas, todas a la vez? El mismo secreto mecanismo que guía a las cigüeñas de regreso a Alcalá desde Marruecos o Tunez, a su mismo nido, en el campanario de siempre y no al vecino. Aquel que pone un increíble orden tras el aparente caos en el vuelo de las bandadas de gorriones y palomas…

No me gusta mucho el oropel de las Navidades, debe ser que no crecí con él y que los villancicos solo llegaron a mis oídos adultos… Pero felicito en estas fiestas a todos mis amigos, los católicos, los simplemente cristianos, que son muchos, los ortodoxos como Kolya y Costel, que la celebran un poco después, el seis de enero, a los hebreos, que saben cuales son, al budista amigo Daniel que viene de la ciudad de Shenzhen, en China, a los yoruba, los lucumí, a los que el 17 alabaron a San Lázaro y a los que como yo no profesan otra religión que la amistad y el amor, que nos hacen humanos, mejores.

Felices fiestas, amigos

viernes, 17 de diciembre de 2010

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Nacionalidad: emigrante…Ni de aquí ni de allá

Hace unos días me llegué a Ciudad Lineal, a recoger un par de paquetes de harina de maíz y una barra de guayaba (Made in Ceballos) que me envía desde la Habana mi amiga Margaret. Sabores de la nostalgia. Y hablando con la chica cubana que me hizo el favor de traerlos, nos hacíamos las clásicas preguntas: ¿de dónde eras allá? ¿cuántos años llevas aquí? Y conversando llegábamos las dos a esa sensación de desarraigo e identidad confusa que provoca dejar tu país y recomenzar la vida en otro. No importa la edad, no importa en qué medida, cambias de ciudad, de amigos, de costumbres, la necesaria capacidad de adaptación marca (o desmarca) la identidad y tus hijos reflejan con mayor nitidez ese salto, y ya no puedes entender cómo tu hija te pregunta ¿qué cosa es la manigua? O bromea con tu acento caribeño…

Por una parte, no llegas obviamente a ser un nativo, por mucho que te comuniques en el idioma, te conozcas las fiestas y los refranes, te integres laboralmente y entiendas la esencia del temperamento local, seguirás siendo “cubano” y los códigos de comunicación siempre serán más fáciles con tus compatriotas que con las personas del entorno. Sin embargo, cuando vuelves a tu tierra, encuentras los sabores muy dulces, las voces altas, las estridencias y la inevitable desactualización que provoca no estar “arriba de la bola” durante años. Excluyo de este efecto el evidente contraste material que crea la escasez, porque no es a lo que me refiero exactamente.

Así, los verdaderos “paisanos” pasan a ser aquellos que, como la chica de Ciudad Lineal, han pasado por la experiencia de la emigración y experimentan esa sensación de no ser “ni de aquí ni de allá”, esa que compartimos tantos cubanos fuera de la Isla, los de la primera generación, claro. La vida se ocupa de inclinar hacia “aquí” la balanza de nuestros descendientes, pero nosotros, a pesar de todo siempre seremos un poco más “de allá”.

Hay sobre esto un relato simpático y de un cubaneo magistral escrito hace un tiempo por el Yoyo, amigo bloguero que anda aquí en mi perfil con su nombre real, y ha dado la vuelta a los sitios cubanos en la Web pero me encanta traerlo hoy y compartirlo, una vez más…


Vivir fuera de Cuba no es jamón

Por El Yoyo

Vivir fuera de Cuba no es jamón. Sí señor. Lo que sí he aprendido es que hay varias etapas por las que se pasa y son más o menos así:

La primera etapa: El “obstinamiento”
Todavía estás en Cuba. No tienes claro dónde vas a aterrizar, pero no importa, siempre que no veas más nunca un camello, ni el verano sin ventilador.

La cuerda floja (que si me voy, que si no me voy).
Es la segunda etapa. Los combatientes de inmigración te hacen conocer que "aún puede ser peor...”

Maratónica espera: la carta blanca, liberación, pasaporte, carta de invitación.


Acto final: Aeropuerto con tu familia. Ha sido un camino largo, todavía algo se puede joder. El uniforme de Inmigración aún te hace temblar. Finalmente, la ventanilla. Momentos de tensión, el guardia lee de punta a cabo el pasaporte como una novela, ¿qué carajo buscará?. Mira 40 veces en el espejo que tienes a tu espalda, (¡pa´ vacilarte será!). Sudas. -¿A dónde vas? -¿Por qué? -¿Visita por tres meses? -¿Y vuelves? -(Sí, espérame sentado) -Sí compañero, por supueeeesto! Finalmente el Cuño... COÑOOOO!!!

¡Un momento! ¿Y ahora por qué el avión sale con retraso? Seguro que es por mí. ¡Usted veráaaa! De seguro alguien se enteró de los 40 "fulas" al director por la firma de la liberación. (No te quejes, si taita Julián hubiera podido comprar su carta de libertad por 40 dólares, la historia de Cuba hubiera sido otra...).
Cuando el avión finalmente se separa del piso te vuelve el alma al cuerpo.

El papelazo: Esta etapa empieza en el avión.
¿Cómo se cierra el cinturón? No pides otra Coca Cola no vaya a ser que "no te toque" o la aeromoza te dé una mala contesta. Puede durar mucho aprender a usar un celular... ¿Que cosa es un Seguro? ¿Cómo sacar dinero de una Cash machine sin meter la tarjeta al revés?
¡El mundo es tan lindo! Te deslumbran los autos nuevecitos, las mujeres maquilladas, los hombres de cuello y corbata en el banco.

En Inmigración (la otra era EMIGRACIÓN), aunque no te quieran, te tratan con respeto.

Por primera vez pasas de las 150 libras pues te haces las tortillas con 10 huevos. ¿Cuánto puede durar esta etapa? No sé, pero aún no quieres ver a Cuba ni en fotografía y piensas que no te hacen falta los amigos.

El Aterrizaje (toma más tiempo de lo que muchos creen).
¡Ahora a buscar trabajo! Y... "Pasaron 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7 semanas" Y na´!!! Ni de sepulturero encuentras un puesto. Conoces la ciudad de arriba abajo y no has hecho ni un amigo. ¡Te empieza a molestar la soledad y no hablar tu idioma!

Tu mente es una cabrona. Empiezas a pensar en la vieja, en el barrio, en la mesa de dominó. En los negrones que al pasar las muchachas decían cochinadas (hoy piensas que son piropos). ¡Qué simpáticos muchachones! que diferentes a estos rubios que no tienen sangre en las venas. No bastan ojos azules y 1.80... Una vez escuché Radio Reloj on line. Eran las 6:30 de la mañana en Cuba. Podía ver a la vieja levantarse e inundar la casa con el aroma de café que aunque fuera chícharo, en ese momento no querría uno mejor. Estuve como media hora oyendo el TIC TAC que me despertó cada mañana de mi vida. ¿Creerías que rompí a llorar?

La morriña: empieza cuando llega tú único amigo por el resto de tus días: El gorrión. Tarda pero llega.
Un 31 de diciembre, o el día de las madres te preguntas: ¿Y qué coño hago yo aquí? Los recuerdos te acorralan y te sacan sangre. ¡Reconoces qué lindo es tu país y su gente y que jodío te tiene la nieve!

Descubres a Lecuona, Matamoros y a Cuní. Tu libro de cabecera se llama: ¿Dónde está mi Habana? En tus CD's están El Bola, la Bourke y hasta Maria Teresa Vera. En tus DVDs: Buena Vista Social Club. Idealizas una Habana que sólo existirá en tu corazón, diferente a la mía o la de otros. La palabra "asere" ya no te suena fea.

Usarás más y más dicharachos criollos que te diferenciarán del resto de este país. Porque ahora quieres ser diferente, es más, hacer saber a todos tu origen. Te fajas con los que hablen pestes de tu patria. Te fajas con los comemierdas que dicen que la Salsa no es el Son o discuten que Salsa es esa mierda llamada New York Style. -Señor la salsa se baila sólo de dos maneras: BIEN o MAL.

La última etapa: Resignación.
Cuando dos cubanos se encuentran la primera pregunta es: ¿Cuánto tiempo llevas aquí? Como si estuvieras en prisión. Porque es verdaderamente una condena no estar en tu tierra.

Entiendes de una vez que los que estamos fuera, necesitamos más de los que están allá, que ellos de nosotros. Sus problemas se resuelven mandando unos dólares, lo que necesitamos nosotros no cabe en un paquete de correos.

Llega finalmente la esperada primera visita a Cuba.
¡Qué desilusión! Estás allá y ya no eres de allí. No conoces al grupo de moda, a donde va la ruta 222, o qué novela estén poniendo. La Habana te es más ajena que Hong Kong...

Al segundo día, si no fuera por la familia, quisieras volver a casa. ¡¿A casa?! ¿Pero no era esta tu casa?

No perteneces a ningún lugar. No existes, todo es un espejismo subreal. Como dice la canción: "No eres ni de aquí, ni de allá".

Ser cubano es una carrera muy larga, se llega por diferentes caminos y tú escogiste el más difícil.

En el aeropuerto, al regreso, esa vez no te harán tantas preguntas. Las preguntas te las vas a hacer tú... Si yo lo hubiera sabido antes. Tarda tiempo y muchas lágrimas entender cuál es nuestro verdadero lugar.

Quizás hasta el momento no hayas vertido ni una lágrima, quizás sí. Pero si ya lo hiciste, te diré como dicen en nuestros barrios: ¡Eso no es na´, prepárate pa´lo que viene!

martes, 7 de diciembre de 2010

Charlot, oda al optimismo

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos…
Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida…

antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.
¡Hey, hey, sonríe! más no te escondas detrás de esa sonrisa…
Muestra aquello que eres, sin miedo…
Existen personas que sueñan con tu sonrisa, así como yo.
¡Vive! ¡Intenta! La vida no pasa de una tentativa.
¡Ama! Ama por encima de todo, ama a todo y a todos…
No cierres los ojos a la suciedad del mundo, no ignores el hambre
Olvida la bomba, pero antes haz algo para combatirla, aunque no te sientas capaz
¡Busca! Busca lo que hay de bueno en todo y todos.
No hagas de los defectos una distancia, y si, una aproximación.
¡Acepta! La vida, las personas, haz de ellas tu razón de vivir.
Entiende! Entiende a las personas que piensan diferente a ti, no las repruebes…
Eh! Mira… Mira a tu espalda, cuantos amigos… ¿Ya hiciste a alguien feliz hoy?
¿O hiciste sufrir a alguien con tu egoísmo? ¡Eh! No corras… ¿Para qué tanta prisa?
Corre apenas dentro tuyo. ¡Sueña!
Pero no perjudiques a nadie y no transformes tu sueño en fuga.
¡Cree! ¡Espera! Siempre habrá una salida, siempre brillará una estrella.
Llora! ¡Lucha! Haz aquello que te gusta… siente lo que hay dentro de ti.
Oye… Escucha lo que las otras personas tienen que decir, es importante.
Sube… Haz de los obstáculos escalones… para aquello que quieres alcanzar.
Más no te olvides de aquellos que no consiguieron subir en la escalera de la vida.
Descubre! descubre aquello que es bueno dentro tuyo…
Procura por encima de todo ser gente, yo también voy a intentar.
¡Hey! Tú… ahora ve en paz.
Yo preciso decirte que… te adoro, simplemente porque existes…

Charles Chaplin

domingo, 5 de diciembre de 2010

No hay derecho a cortar los cielos de un país…

Pocas veces un número tan reducido de personas ha provocado un daño tan extendido como la huelga solapada de controladores aéreos del viernes en Barajas y otros aeropuertos españoles, cuyo efecto en términos materiales es comparable al de una guerra. Sin contar los pequeños dramas personales que se derivan de interrumpir un tránsito, familias enteras pilladas en medio de su viaje de ida o retorno, estudiantes y militares perdiendo sus valiosas horas de pase, viajes de trabajo abortados, regresos anulados, vacaciones cortadas, eventos cerrados por no llegar sus asistentes, equipos deportivos faltando a sus citas, sin contar todo eso, el solo el impacto de interrupción de los vuelos de carga y del no funcionamiento de los corredores para vuelos de otro destino sobre Madrid es descomunal.

No demorará en sentirse el impacto en los valores de Bolsa de las empresas y el IBEX seguramente reflejará el martes el resultado de este acto de irresponsabilidad colectiva.

Al parecer son alrededor de 400 los controladores implicados en la decisión de abandonar sus puestos, contra un total de algo más de 2.000, preparados y formados por el propio Gobierno contra el cual han actuado, en algo muy parecido a una conspiración velada, bajo pretexto de enfermedad o estrés, para protestar contra supuestos incumplimientos del régimen de horas de descanso y niveles de remuneración en los convenios del sector.

Se sabe que el de los controladores es un gremio muy activo, en todo el mundo, como el de los empleados del Metro y otros medios de gran sensibilidad, pero creo que esta vez han sobrepasado el reclamo racional y han puesto en peligro la seguridad y el equilibrio de todo el país. Y que deben responder por ello bajo el rigor administrativo y penal de la ley.

Es difícil comprender como empleados cuyo ingreso supera los cien mil euros anuales, que trabajan en medio de condiciones altamente reguladas, incluyendo períodos de descanso reglamentado y sofisticados medios técnicos, la mayoría de los cuales tiene condiciones de vida y bienestar que supera con creces al ciudadano medio, pueden crear voluntariamente un caos de tal magnitud solo para preservar sus derechos….a seguir ganando más, y descansando más a menudo.

Menos lo entiendo cuando un millón y medio de personas hace cola en este invierno en los comedores sociales de España para tener algo que llevarse a la boca por estar en paro y sin medios de subsistencia familiar.

No, ha sido un acto irresponsable y como tal creo que los controladores involucrados deben responder por ello hasta las últimas consecuencias.

No hay derecho por un interés sectario a hacer más difícil la vida de las personas y agregar leña al fuego de la crisis y el deterioro de la economía.

domingo, 7 de noviembre de 2010

Cortesía de La Margarita Mía

Que me regala un Bob Esponja, y a pesar de lo callada que estoy en el blog, dice:






Con ello vienen 9 preguntas, que respondo así:

1-¿Por qué creaste el blog? - Para hablar de las cosas que me pasan, las que me gustan o disgustan, cuando tengo tiempo de darles forma escrita o de cristalizarlas en una imagen.

2-¿Qué tipo de blog sigues? - Los de amigos, casi todos "cubanos por el mundo", con estilos y formas de pensar diferentes, diversas.

3-¿Tiene alguna marca preferida de maquillaje? - No quiero publicidad gratuita, pero Yves Rocher tiene un buen equilibrio calidad - precio, en general para casi todo me conformo con la marca blanca del super, de Mercadona con su Deliplus que es buenísima y económica.

4-¿Y de ropa? - Noooo. Soy feliz encontrando cosas bonitas y baratas y las de marca no siempre lo son.

5-¿Cúal es tu producto de maquillaje imprescindible? - La base y la barra de labios.

6-¿Tu color preferido? - El lila.

7-¿Tu perfume? - Anais Anais

8-¿La película que mas te ha gustado?- Son muchas, depende también del ánimo.

9-¿Que países te gustaría conocer y porqué?- Argentina, tiene un encanto especial.

Parece que Bob Esponja debe seguir viaje en el océano bloguero, así que lo paso a:

* El blog de Ivis, Memorias de una Cubanita http://musicapoetayloca.blogspot.com/
* El blog de Aguaya Berlín, Desarraigos Provocados, que tiene muchos ! http://desarraigos.blogspot.com/
Y al blog de los chicos de Generación Asere, por lo que a Maylín toca con lo del maquillaje http://generacionasere.blogspot.com/2007/04/que-es-generacion-asere.html

Gracias a ti, Margarita y paisana.

sábado, 4 de septiembre de 2010

Sabina y su banda, fin de agosto en la Huerta del Palacio Arzobispal

A sus 60 y algo casi-llenó la pedregosa explanada de la Huerta del Palacio Arzobispal, tan larga y ancha, de muro a muro, que el mismísimo Bob Dylan la casi-llenó también aquel verano del 2004. Mucha gente de todas las edades, desde 12 a 70, abuelas, solterones con gafas, adolescentes cañeros, cuarentones freakies con rastas y vaqueros con huecos, rojos y peperos - más de los primeros que de los segundos claro, vistosas rubias en tacones, de todo había en la huerta sabiniana…
Vinagre y Rosas fue el eje del concierto, con ese fondo de escenario lleno de tuberías grises y no tan grises por las guirnaldas, el mismo trasfondo que acompaña toda la gira del disco, igual en Montevideo que en Salamanca. Confieso que no me cala el aire melancólico de esas nuevas canciones, de las cuales no puedo tararear más de la mitad, salvando su viejo estilo presente en Menos dos alas: “decía [González] que morirse no era tan grave / y agonizó en voz baja por cortesía.” Pero allí estaba, Sabina, tan flaco y tan calavera como siempre, convenciéndome con su magia, su bombín y su voz ronca.




Pancho Varona fue el que estuvo al centro de la escena al romper el concierto, todo de negro, con su guitarra, y un misterioso sombrero de ala que luego -con el calor creciente- combinó eclécticamente con un tremendo abanico, negro también. Comenzaban los acordes de Y nos dieron las diez y 8,000 pares de ojos seguían esperando ver aparecer a Sabina, que salió entre gritos de “¡ahora, sí!” desde un lateral. Jaime Asúa, rockero como siempre, Antoñito García de Diego de blanco entero, divertido en su esquina en una fiesta de teclas, fumando a cada rato (lástima de su garganta y de sus entrañables coros). Josemi Sagaste, marinero en medio con el saxo o teclados, poniendo un toque vital y joven entre tanta veteranía y Mara, oh! Marita Barros el otro toque, fresca y flamenca, con un chorro de voz y contoneando sus redondeces sin complejos, como la suele presentar Sabina “borda el papel de amazona / que mi cartel necesita / ni un gramo de silicona / Mademoiselle Barros ¡Marita!” De todos los videos que encontré por ahí este es el más corto y ya le hace justicia a su gracia.



Cierto es que el formato se vio rigurosamente estructurado, con un guiño evidente al espectáculo, cambios de ropa al compás de algún texto, pequeñas escenificaciones como en Una Canción para la Magdalena, con cigarrillos y subidas de tono. Sabina lleva el guión y, aunque se toma descansos cediendo el protagonismo a la banda, mantiene su vigor cuando salta, baila, blande el bastón y sorprende a cada rato al público para que no se olvide del juglar pícaro que fue. Luego de declamar un soneto, soltó una de las suyas ante los aplausos interminables: “No juguéis con fuego, que sigo recitando y no canto”.









En otro momento una señora desde el público le gritó “Sabina, ¡regálame el gorro!” y él, entre molesto y sonriente, regresó al otro lado del escenario repitiendo “¿a este maravilloso bombín le llamas gorro?...el gorro, dice…!”

Más allá de estos dos chispazos de humor sabiniano le vi correcto, con pocas muestras de su tradicional irreverencia, será el cansancio, será que la cercanía del Obispado y los vetustos muros del Palacio Arzobispal, el ambiente de fiestas patronales y aire religioso de la vieja Alcalá lo indujeron a la mesura.

El resto, sus canciones clásicas, un gustazo y un trance. No me canso de escucharle cantar Aves de Paso o Peces de CiudadLa del Pirata Cojo o cualquiera de Física y Química. Suenan igual. Eterno Sabina y eternos sus músicos, no hay diferencia entre el concierto y las melodías y acordes que tenemos en la memoria gracias a los discos y eso es convincente. Como en casi todos los conciertos se despidió tres veces y repitió, regresando con más de las de siempre ante los vítores y palmas de “Sabina, Sabina, así no se termina!”

Cuando la gente completaba las estrofas se le veía reír, reír de verdad y no solo como parte del guión. Es una forma de conexión con el público que lo gratifica, un público del que -por otra parte- Sabina está siempre distante físicamente, protegido y aislado, al menos en estos tiempos, tan diferentes de aquellas descargas en la Mandrágora.

Un enjambre de gente se aproximaba a su microbús a la entrada del concierto y otro trataba de despedirlo. Mientras tanto nosotros, larga espera por medio, llegamos hasta la primera fila y le vimos cantar, a escasos 3 metros, durante dos horas y media, todo un lujo para esta fiel seguidora, levantando a ratos nuestra pancarta “QUE VIVAN TUS MUSAS, FLACO”, bajo protesta de los que en ese momento dejaban de ver el escenario.


Es verdad, su voz no es la que era, la que nunca fue, pero su verbo y su guitarra son genuinos. Sus músicos son excelentes. Y vale la pena siempre ver a Joaquín y compartir la pasión sabinera. Dicen que con Vinagre y Rosas se despide de los grandes escenarios. No te vayas lejos pues, maestro… “ojalá que volvamos a vernos!"