lunes, 22 de septiembre de 2008

Estoy de vuelta…a la rutina necesaria

Técnicamente me tocaba la semana pasada sufrir el síndrome post vacacional, que es una denominación elegante para describir las pocas ganas de volver al trabajo. Luego de dos semanas de vacaciones a medio septiembre, no voy a caer en tales poses.

Claro que me ha pesado volver a tirarme de la cama temprano, al aviso del tirano redondo con dos patas, el despertador, aliado de la prisa, las carreras, las citas y los horarios. Sin embargo, una vez en la calle como cada mañana, no me chocó tanto estar de vuelta….al fresco del día que empieza, al olor familiar de los churros, las tostadas y el café del Paseo de la Estación. A los periódicos recién salidos del furgón, alargados por la misma repartidora, a los silbidos de aviso de las puertas del vagón.

Al hojear la prensa en el tren y ver qué semana hemos dejado atrás, pensaba que soy afortunada de tener un trabajo al que regresar y un mes de vacaciones pagadas cada año. Son tiempos de recesión anunciada y paro en aumento. Y el síndrome post vacacional se esfumó del todo el lunes pasado, al escuchar a la altura de las diez de la mañana acerca de la confirmación de los rumores de quiebra de Lehman Brothers. Luego de haber trabajado algunos años vinculada a los futuros, LB me parecía una institución inamovible y casi celestial. Pues sí, Lehman Brothers ha caído en bancarrota. La gran aseguradora AIG no es capaz de “asegurarse” a sí misma y está maniobrando para mantenerse a flote, con rescate de la Fed por medio… y Alitalia, con sus maltrechas alas, se encamina inevitablemente hacia a la quiebra, incapaz de ser reflotada. Esto a…susta, por no usar otro término más local y expresivo…

De regreso, a la tarde, no solo me sentía más animada con estar de vuelta al trabajo, sino que hasta me parecieron armónicos los acordes del sucedáneo de Bob Marley que canta en el recodo de la escalera del Metro…y los atascos de la N-II, que pensándolo bien sirven para dejar un paréntesis de inactividad obligada entre la oficina y la casa, aprovechable con el MP4 y algún libro…si es que no hay nada como la rutina! Y que no nos falte.

8 comentarios:

Yoana dijo...

Cierto Betty, si tienes un buen trabajo ese es un motivo para alegrarse. Yo lo del síndrome post-vacacional nunca lo he entendido muy bien, me parecen simples ganas de quejarse, pero igual es que mi visión es muy estrecha. Anyway, welcome back!

ACRey dijo...

Me alegra mucho que estés de vuelta. Ya me decía yo: ¿dónde está metida esta chica?
Un abrazo¡¡
Ah, mañana martes voy a madrid, al prado a recoger un documento. Si quieres que quedemos Betty, escríbeme a mi email, o mejor ya t escribo al tuyo con mis señas.
Otro abrazo¡

Betty dijo...

Hola Yoana! fiel lectora, no es el mejor de los trabajos, no es siquiera uno que me traiga muchas satisfacciones cotidianas, pero es un trabajo, al fin y al cabo, con el que pagar las facturas a fin de mes...estoy un poco alejada de las pantallas de blogger porque otros frentes de la vida van agitados, pero regreso al redil, sin falta y te debo un montón de visitas amiga Rosa, un abrazo

ahora te escribí Acrey, nos vemos mañana! un abrazo

A Cuban In London dijo...

Pues, me alegro que estes de vuelta y con las pilas cargadas! Lo de la rutina es cierto. A veces la extran-o.

Saludos desde Londres.

Aguaya Berlín dijo...

Qué tal, Betty!

Siempre nos comunicamos por email y se me va alargando entonces mi visita a tu blog.. bueno, que lo leo, eh!! pero escribir es el lío...

Sabes qué, yo me alegro tanto de la posibilidad de programar los posts en Blogger!!! aunque a veces da la impresión de que "estoy" pero en realidad no es verdad :-(

Un beso,
AB
(seguimos por email "cuando se pueda" :-) aunque yo estaré las dos semanas próximas a full...

Betty dijo...

hola Cuban, Agua me di una vueltecita ahora...Oye Agua no me sabía esa de programar los posts! lo tendré en cuenta, aunque igual el proceso de generación no da para mucho acumular;-)) hasta el 30 que vuelve la abuela estoy en multi-tarea, apenas alcanzo, suerte en los próximos días, que a tiempo completo estarás igual trabajo-peques y peques-trabajo, saludos para los dos!

Wesbri dijo...

Bienvenida al club de los post-vacacionistas cansados. Deberían regalarte una semana extra para ajustarte luego de las vacaciones. Ya sé "el mundo es injusto" y hay que enfrentar la realidad de que somos unos pobres asalariados. ¿en qué crees acabe toda esta crisis crediticia? Los coches no se veneden, las casa ni hablar y hasta las tarjetas de crédito están reduciendo el límite de lo que prestan. Bueno me da alegría leerte de nuevo. Un abrazo
Wesbri

Betty dijo...

Hola Wesbri, así es...lo que estoy viendo me asusta, cuando veas las barbas de los poderosos arder pon las tuyas ...dónde puedas;-) Pero mientras tanto aquí vamos ¿que hacer con la crisis? nunca ha llovido que no escampe, como decía mi abuela...Que tu pierna sane pronto, un abrazo